sábado, 12 de abril de 2008

Para la bebé de nuestras vidas...Sebastiana...Abner... lo que sea


De pronto estaba allí, en el asiento trasero de un auto gris... gris como mi alma. Fue en aquel insignificante lugar en el que supe que me sobraban dos semanas de vida...

Un destino en mis manos y mi destino propio en manos de otros... la única vez que tube esa sensación fue mientras descendía en bengi...

Entonces... ¿Qué se hace?... Te armas de valor pero aún te tiemblan las rodillas. Respiras largo y profundo... sientes la contracción cardíaca subiendo por tu garganta y tomas la gran decisión y dices con un grito opacado en tus pensamientos "PAPA DON´T PREACH "

... pero no todo el tiempo uno piensa con cordura y yo siempre supe que vivía equivocada...

1 comentario:

El pablo dijo...

Creo que es como sacar a bailar a la mas linda en esas fiestas pobres de la enseñanza basica. La adrenalina corria como si la vida se acabar alli: en dos frases tontas, en dos frases ropas de quien recien aprende a hablar. El sudor, el momento, el posterior triunfo, o como muchas veces me paso, el agrio aroma del fracaso. La vida esta hecha de esas situaciones, o al menos son las que cambian el rumbo. Una noche de juerga infernal pense que hasta ahi llegaba todo, que ya nada valia la pena salvo el ron que se desbordaba de mi vaso. La droga marcaba y marcaba revoluciones en la cabeza, y la lengua corria a la velocidad de la luz. Sin mas preambulo, un tremendo disco pare choco con mis ojos vidriosos, rojo como el vino, pero tambien rojo como la sangre que corria de la boca. Desperte un dia, como cualquier otro, pero en otra mente que alegremente resulto ser la mia. Hoy ya no hablo a la velocidad de la luz, me tomo el tiempo para expresarme. Hoy ya la droga no marca revoluciones en la cabeza, preferi dejarla en esa noche loca. El ron ya no se desborda, hoy lo bebo con gusto. Fumar dejo de ser un martirio, hoy es un placer que aromatiza el blues.

De que sirve todo esto que acabo de decir? Puede que de nada, puede que de todo. depende en que esquina, se diga a todos los vientos que el rock nunca penso estar mas vivo como hoy.